LA TIRANIA DE LOS GRUPOS (Publicado enero 19, 2013)

LA TIRANIA DE LOS GRUPOS

“The one pervading evil of democracy is the tyranny of the majority, or rather of that party, not always the majority, that succeeds, by force or fraud, in carrying elections. “—The History of Freedom in Antiquity by Lord Acton

En los últimos dos meses hemos visto el programa con mayor audiencia en la televisión ser cancelado debido a un boicot orquestrado por fuerzas alegadamente ciudadanas, probablemente mediáticas y/o gubernamentales. En unos días se fundó un grupo en Facebook con varios miles de miembros en su contra. Su pecado? Alegadamente burlarse de los obesos, los homosexuales y ciertamente algunos políticos. Ante el éxito de este boicot y las manifestaciones esta semana en Twitter de la ayudante de Jennifer González, Heidy Wys, contra Pedro Julio Serrano, se forma otra campaña “Le quitamos el dinero al odio” en Facebook con casi 5,000 miembros casi instantaneamente. El presidente de la Cámara Jaime Perelló, le negó la petición de contratar a Ms. Wys por sus manifestaciones.

La internet y las redes sociales como Facebook y Twitter se han convertido en un “foro público” (public forum) como era en antaño la plaza pública o el “town hall”. Allí se discutían todos los asuntos de importancia pública. Hoy en día se hacen en grupos de Facebook como El Azote o en Twitter. El intento de controlar lo que se dice o no se dice en las redes sociales es censura en su máxima y más asqueante manifestación, especialmente cuando los medios o periodistas individuales lo promueven.

En Reno v. ACLU, 521 U.S. 844 (1997), el Tribunal Supremo estableció que la Primera Enmienda operaba en la internet. Por ende, las doctrinas que protegen empleados públicos o los que buscan contratos al manifestarse como ciudadanos privados sobre asuntos de interés público aplican a lo que allí se dice. Ver, Connick v. Meyers, 461 U.S. 132 (1983) y Rutan v. Republican Party of Illinois, 497 U.S. 62 (1990).

¿Pero si no se trata de empleados gubernamentales, que protección se puede tener contra los que quieren acallar voces disidentes? No mucho, a menos que esos intentos de acallar voces disidentes estén en común y concierto acuerdo con actores gubernamentales. En ese caso, podría instarse una acción bajo el 42 U.S.C. §1983 y posiblemente §1985.

Pero la razón más importante para resistir estas acciones es el la sombra de la tiranía de las masas o de una minoría que se hace pasar por una mayoría. La Primera Enmienda nos pertenece a todos, no sólo a los medios y aunque esta no aplica a actores no gubernamentales es el norte de una democracia. No perdamos eso de vista.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s