Colonialismo

DECLARACION DE EMERGENCIA DE TRUMP

 

Donald Trump dijo el 14 de febrero que iba a hacer una declaración de emergencia. Hay muchos comentarios en las redes sociales de lo que puede o no puede hacer el Presidente. Aquí trataré de darles un sentido sobre los poderes del Presidente.

Todos imaginamos que la declaración de emergencia tiene que ver con la construcción del muro en la frontera con México y ya en el pasado ha dicho que va a utilizar fondos de recuperación de California y Puerto Rico y para la construcción de vivienda militar. ¿Puede el Presidente hacer esto? ¿Qué tiene que hacer?

El Presidente tiene poderes inherentes para declarar emergencias pero modernamente se hace a base de estatus. El National Emergencies Act, 50 U.S.C. § 1601, et seq., regula las declaraciones de emergencia. La sección 1621(a) establece que “[w]ith respect to Acts of Congress authorizing the exercise, during the period of a national emergency, of any special or extraordinary power, the President is authorized to declare such national emergency. Such proclamation shall immediately be transmitted to the Congress and published in the Federal Register.“ La emergencia termina al año de ser declarada a menos que se renueve la declaración por un año más. La sección 1622 establece también que una resolución conjunta del Congreso, con la aprobación del Presidente, terminaría la emergencia. En otras palabras, el Senador republicano tendría que estar de acuerdo con la Cámara Demócrata para ello y el Presidente también tendría que aprobarlo. Si no, el Congreso tendría que ir por encima del veto del Presidente. No sería fácil.

El National Emergencies Act no define lo que es una emergencia. El Congressional Research Service en el 2007 publicó un informe al Congreso titulado National Emergency Powers. A la página CRS-4, dijo:

An eminent constitutional scholar, the late Edward S. Corwin, explained emergency conditions as being those “which have not attained enough of stability or recurrency to admit of their being dealt with according to rule.” During congressional committee hearings on emergency powers in 1973, a political scientist described an emergency in the following terms: “It denotes the existence of conditions of varying nature, intensity and duration, which are perceived to threaten life or well-being beyond tolerable limits.” Corwin also indicated it “connotes the existence of conditions suddenly intensifying the degree of existing danger to life or well-being beyond that which is accepted as normal.” (notas al calce omitidas)

Según el Brennan Center for Justice, nada conservador, identificó 136 bases para el poder del Presidente para declarar emergencias, incluyendo dos directamente relacionados al muro.  Estos son el 33 U.S.C. § 2293 y 10 U.S.C. § 2808. El primero dice;

(a)Termination or deferment of civil works projects; application of resources to national defense projects

In the event of a declaration of war or a declaration by the President of a national emergency in accordance with the National Emergencies Act [50 U.S.C. 1601 et seq.] that requires or may require use of the Armed Forces, the Secretary, without regard to any other provision of law, may (1) terminate or defer the construction, operation, maintenance, or repair of any Department of the Army civil works project that he deems not essential to the national defense, and (2) apply the resources of the Department of the Army’s civil works program, including funds, personnel, and equipment, to construct or assist in the construction, operation, maintenance, and repair of authorized civil works, militar construction, and civil defense projects that are essential to the national defense.

El segundo dice:

(a)

In the event of a declaration of war or the declaration by the President of a national emergency in accordance with the National Emergencies Act (50 U.S.C. 1601 et seq.) that requires use of the armed forces, the Secretary of Defense, without regard to any other provision of law, may undertake militar construction projects, and may authorize the Secretaries of the militar departments to undertake militar construction projects, not otherwise authorized by law that are necessary to support such use of the armed forces. Such projects may be undertaken only within the total amount of funds that have been appropriated for militar construction, including funds appropriated for family housing, that have not been obligated.

Obviamente, esto tendría que ver con fondos que van al Corps of Engineers para hacer mejoras en Puerto Rico. Pero además el Presidente y su gente puede identificar otras bases estatutarias. Veremos.

No existe casos sobre esta ley que impacten lo que podría pasar.  En Youngstown Sheet & Tube Co. v. Sawyer, 343 U.S. 579 (1952), el SCOTUS detuvo acciones del Presidente Truman para detener una huelga en la industria del acero. Sin embargo, el SCOTUS se basó en la inexistencia de ley para justificar lo que hizo.  Aquí tenemos más de cien leyes sobre el asunto.

Irrespectivo de lo antes dicho, si el Presidente redirige fondos para California y Puerto Rico, estos irán al Tribunal para detenerlo. California es parte del 9no Circuito y Puerto Rico el 1er Circuito. Si los estados ganan, es usual el que se detenga la ejecución del injunction hasta la apelación pero si no ocurre, el Presidente usualmente va al SCOTUS, que puede detenerlo. Además, si los Circuitos estuviesen en conflicto, uno a favor del Presidente y otro en contra, el SCOTUS intervendría y usualmente el Presidente gana. Usualmente. Pero California y Puerto Rico tienen que ir al Tribunal y ya el Gobernador Rosselló señaló que llevará al Presidente al Tribunal. Good for him.

Si Trump toma esta acción, definitivamente estaría poniendo en tela de juicio nuestra democracia y espero que pierda. Aún si pierde, esto puede obligar a la Cámara a comenzar el proceso de residenciamiento. Esta situación es bien seria y no va a acabar bien. Manténganse al tanto.

 

 

Advertisements

La Estadidad y la Igualdad Requieren Acción

La Estadidad y la Igualdad Requieren Acción

 

En noviembre de 2012, el Pueblo de PR votó en contra del ELA como existe. El 24 de diciembre de 2015, el Gobierno de Obama radicó un escrito de amigo de la Corte donde claramente dice que PR es un territorio y nada cambió en 1950-52. El Comisionado Residente celebró, con razón, esta posición y el Gobernador con sus acostumbradas cantinfladas, culpa al Solicitor General Verrilli como si el hiciera algo sin la aprobación de su jefe, el Presidente Obama.

 

Esta es una oportunidad sin igual para reseñar que el ELA no es lo que nos vendieron en 1952, es un territorio sin poderes y peor aún, una colonia que es responsable de nuestro atraso económico. Esa oportunidad probablemente llegue en o antes de junio de 2016 mediante una decisión del SCOTUS.

 

El momento llegó para que el PNP deje de ser un partido colonialista y sea lo que su fundador, Luis A. Ferré quiso: el motor del cambio hacia la estadidad. No usemos la decisión futura del SCOTUS como una herramienta de ganar elecciones. Úsenla para traer el cambio que tanto necesitamos. La lucha que se avecina puede ser estadidad v. soberanía. Hay que desenmascararla como lo que es, un tipo de independencia. No hagan como se hizo con el informe del GAO sobre la estadidad, absolutamente nada. Hay que entender que un animal herido y moribundo es más peligroso que uno saludable. Hay que rematar al ELA sin piedad. Dejemos los intereses mezquinos a un lado. La estadidad y la igualdad requieren acción decisiva.

 

“All that evil needs to triumph is for good men to do nothing. “~ Sir Edmund Burke.

Problemas del Colonialismo

El amigo Benjamín Torres Gotay publica hoy una columna titulada “Los Coloniadictos” y da cuatro ejemplos de los problemas del coloniaje. Tal vez sea yo, pero sus ejemplos del coloniaje parecen más un anuncio a favor de la colonia y quiero aclarar las mismas.

“Cabezas de todas las ideologías señalan las leyes de cabotaje como una piedra sobre el país, por el efecto encarecedor que tiene en lo que se consume aquí. Pues las leyes de cabotaje son una imposición estadounidense diseñada para proteger a su marina. A ellos le conviene que exista y a nosotros no. Pero mientras aquí apliquen leyes en cuyo diseño no tenemos que ver,  esa piedra seguirá ahí.”

Esta aseveración tiene varios problemas. Las leyes de cabotaje aplican a Hawaii y Alaska también y estos estados han solicitado su exclusión, así que no es culpa del coloniaje si no de la geografía. Además, su costo al Boricua ha sido altamente exagerado. El General Accountability Office hizo un informe sobre la misma y dos dice así a la página 13

“Freight rates are set based on a host of supply and demand factors in the market, some of which are affected directly or indirectly by Jones Act requirements. However, because so many other factors besides the Jones Act affect rates, it is difficult to isolate the exact extent to which freight rates between the United States and Puerto Rico are affected by the Jones Act. The Puerto Rico trade, much like the maritime cargo trade around the world, has been affected by reduced demand overall because of the recession. Puerto Rico fell into a recession in 2006—before the onset of recession for the U.S. economy—and has had much more difficulty recovering from it, according to government sources. Moreover, the population of the island has been decreasing in the past decade. This lower demand relative to supply (i.e. vessel capacity) is a factor that would likely be putting downward pressure on freight rates in recent years, as carriers would have more difficulty selling their existing capacity. According to the data provided by the four major Jones Act carriers, average freight rates from the United States to Puerto Rico declined about 10 percent from 2006 through 2010, while rates from Puerto Rico to the United States declined about 17 percent.”

Además, personas en el negocia de barcos me aseguran que el aumento en una combinación de Big Mac no es más de dos o tres centavos.

“Igual pasa con la imposibilidad que tenemos de pactar acuerdos con países que no sean Estados Unidos. Casi todo el mundo está de acuerdo en que tendríamos muchas alternativas que ahora no tenemos si pudiéramos comprarle y venderle a quien nos viniera en gana, sin tener que contar con la aprobación de Estados Unidos, que es muy celoso con sus intereses, no siempre iguales a los nuestros.”

Este es el argumento baladí del PIP y los independentistas por décadas. Estos no son los años 50 donde las barreras tarifarias eran altas. Hoy en día los Estados Unidos, y por ende, Puerto Rico, comercian con prácticamente todos los países del mundo. Cierto que no comercia con Cuba, Irán y Corea del Norte pero no creo que estos países tengan mucho que ofrecer a PR. Más aún, todavía tengo que escuchar cual ventaja especial que no tengamos en este momento el hacer tratados con otros naciones nos va a dar. Y por cierto, acuerdos con la compañía de petróleo de Venezuela y la AEE sería totalmente legales bajo la colonia.

“Un tercer ejemplo es la aplicación aquí de normas laborales, ambientales, bancarias y financieras diseñadas, como explicó en su libro  Aníbal Acevedo Vilá, para una economía desarrollada y que no ajustan a un país en desarrollo como  el nuestro.”

Veamos primero las leyes laborales y ambientales. El salario mínimo es el que más se menciona. ¿Quiere Benjamín decirle al que tiene que mantener su familia con $7.25 la hora que tiene que aceptar menos? Lo dudo. ¿Leyes ambientales? ¿Quiere Benjamín que las leyes ambientales de PR permitan la destrucción del medio ambiente? Lo dudo. Las leyes bancarias, ¿quiere decir Benjamín que PR se convierta en una especie de Suiza o Gran Caimán donde el dinero del narcotráfico y tráfico de armas. etc.? El hecho que Aníbal Acevedo Vilá lo diga no lo hace correcto. The devil is in the details. Para ver la artificialidad del desarrollo económico de PR antes y durante el ELA, ver mi blog.

“El último ejemplo es el más dramático: hay consenso  en que la economía boricua sufrió un golpe devastador  cuando en 1996 el Congreso eliminó la Sección 936, al amparo del cual operaban aquí importantes empresas que daban empleos muy bien remunerados a decenas de miles y obligaban al depósito en bancos locales de cientos de millones de dólares.

Aquí medio mundo se ha rasgado vestiduras llorando eso y pidiendo algo igual, pero no se ha logrado por una razón muy sencilla: a Estados Unidos no le conviene.”

Es cierto que las corporaciones 936 proveyeron empleo y no es menos cierto que le costaba al fisco de USA más en impuestos de lo que se le pagaba a estos empleados. Además, al eliminarse las 936 no todas se fueron. Aquí un informe del GAO que nos explica las 936.

 

De igual forma, es falso que hay consenso del golpe devastador. A manera de ejemplo, el Dr. Carlos Colón de Armas nos explica que la economía de PR comenzó su declive en 1975 y continuó en baja aún al establecerse las 936 en 1976. Les incluyo enlaces a escritos del Dr. Colón de Armas y otros.

Si desean ver un análisis de las 936 y la política exterior de USA en los 80’s vean Impact of the Elimination of Section 936 of the Internal Revenue Code on U.S. Foreign Policy in the Caribbean, de mi autoría, 27 Rev. Der. P.R. 25 (1988).

 Hay que considerar además que las 936 eran parte de la idea de mantengo corporativo que duró por 20 años y como describo en mi escrito, fue atacado por el Departamento del Tesoro Federal por la mayor parte de su existencia.

 

Más aún, el asunto de las 936 y el pedido de personas del PPD por su regreso o de algún estímulo legislado por USA lo que demuestra es la imposibilidad de la economía de PR a despegar sin muletillas externas. ¿No es esta mentalidad una colonial donde la colonia no puede existir sin que la metrópolis le extienda dádivas? Aunque la columna habla del coloniaje, su contenido parece querer perpetuarlo.